• Dr. M. Gonzalez

La segunda dosis: Mi experiencia con la vacuna contra COVID-19

Estaba tan emocionada de vacunarme con la última dosis que llegué a mi cita una semana antes. Han sido semanas intensas y ya uno sabe ni que día vive así que pensé mi cita era ese día. Con el mismo amor me fui a esperar una semana más.


Llego el día de verdad y ya estaba lista. Anticipaba que esta dosis sería dura. Hice la cita para viernes en la tarde por si acaso me sentía mal el día después. J estaba preparado para ser mi enfermero y tenía listo el "Uber Eats" para no morirnos de hambre.


Día 0: El proceso de administración de la segunda dosis fue muy similar. La enfermera abundó sobre los posibles efectos secundarios y dialogamos un poco a cerca de todas las personas que conocíamos que recibieron la dosis antes que yo. Ese día solo sentí dolor en el brazo, muy similar al dolor de la primera dosis. Me fui a la cama un poco cansada y sintiéndome algo caliente pero no febril.


Día 1: Las 2 la mañana. Abro los ojos, veo la hora en el reloj despertador (que solo está para dar la hora por que nunca despierta) y siento unas escalofríos bastante intensos. Ya estaba debajo de una sábana, un "comforter" y una frisa pero tenía bastante frío. Los escalofríos duraron la mejor parte de la madrugada, con intervalos cortos de sueño. Me leventé con lo que imagino era una especie de "hangover" (no lo sé con certeza pues nunca me he enborrachado). Dolor de cabeza, dolor de cuerpo y cansancio. De los 10 síntomas que aparecen en V-Safe (herramienta para monitorear reacciones adversas) yo tenía 5. Estimo que mi reacción a la segunda dosis de la vacuna de Moderna fue una moderada. Aun así, me volvería a vacunar con los ojos cerrados.




No quería tomar acetaminofen por dos razones: Primero, no suelo tomar medicamentos a menos que sea estrictamente necesario y segundo, quería experimentar los efectos secundarios, si alguno, por mi misma. La científica, no la masoquista, en mi. Sin embargo, me rendí a eso de las 9 de la mañana y tomé una dosis baja de acetaminofen. Me ayudó bastante aunque pasé la mayor parte del día en el sofá. También me hacía falta el descanso así que, como di con por ahí: "sarna con gusto no pica".


En la tarde regresaron los escalofríos aunque menos intensos que los de la madrugada. Segunda y última dosis de acetaminofen. Dormí mucho mejor esa noche.


Día 2: Me levanté a la hora acostumbrada y luego de tomarme mi café, J pregunta: "¿Ya estás bien, verdad? Por que ya estas brincando por ahí y mandando a to' lo que da."




Notas:

Cuando te toque la vacuna apúntate en V-safe, una aplicación bien fácil de usar para que registres como te vas sintiendo. Las respuestas son muy importantes para levantar datos sobre seguridad de las vacunas, etc. (https://vsafe.cdc.gov).


Esta es mi experiencia y no un consejo médico ni un caso típico. Cada persona puede experimentar su propia combinación de efectos secundarios (si alguno).


Cuando te toque, ¡vacúnate!



145 views0 comments